Make your own free website on Tripod.com

LA WEB DE LA BIOINGENIERÍA Y LA RESTAURACIÓN ECOLÓGICA

Home
PRINCIPIOS Y FUNDAMENTOS
EROSIÓN EN CÁRCAVAS
MOVIMIENTOS EN MASA
ESTABILIDAD DE LADERAS A LOS MOVIMIENTOS MASALES
EFECTO DE LA VEGETACIÓN ARBÓREA Y ARBUSTIVA EN LA ESTABILIZACIÓN DE LOS SUELOS DE LADERA
TRATAMIENTOS DE BIOINGENIERÍA EN ZONA DE LADERA: EXPERIENCIAS
NUEVAS EXPERIENCIAS EN TRATAMIENTOS BIOINGENIERILES
RECUPERACIÓN DE ZONAS DEGRADADAS
GALERIA DE FOTOS
CONSULTORIAS
QUIENES SOMOS?

LOS MOVIMIENTOS MASALES*

Son los desplazamientos de masas de suelo, causados por exceso de agua en el terreno y por efecto de la fuerza de gravedad.

 

Los movimientos en masa son procesos esencialmente gravitatorios, por los cuales una parte de la masa del terreno se desplaza a una cota inferior de la original sin que medie ostensiblemente medio de transporte alguno, siendo tan solo necesario que las fuerzas estabilizadoras sean superadas por las desestabilizadoras. Este tipo de procesos gravitatorios se interrelacionan mutuamente con las precipitaciones altas, de tal forma que frecuentemente las lluvias torrenciales son causantes y/o precursoras de los movimientos en masa, ya que aumentan las fuerzas desestabilizadoras y reducen la resistencia del suelo al deslizamiento (Gray y Sotir, 1996; TRAGSA Y TRAGSATEC, 1994).

 

Por lo general los movimientos masales toman nombres diversos (deslizamientos, derrumbes, coladas de barro, solifluxión, hundimientos desprendimientos y desplomes) (Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, Federacafé,1975), los cuales dependen del grado de saturación del terreno, velocidad del desplazamiento, profundidad de la masa desplazada y grado y longitud de la pendiente del terreno.  Por tanto, Dolffus (1973) los agrupa con el nombre de golpes de cuchara, por sus dimensiones siempre pequeñas, profundidad escasa y su relación directa con la intervención del hombre.

 

Los movimientos masales, están gobernados por la Ecuación de Esfuerzo o Resistencia al Cortante Tangencial.

 

Para el estudio de la estabilidad de una ladera contra los movimientos masales, se requiere estimar la resistencia del suelo ante la acción de esfuerzos de cortante tangencial, la cual consiste en la modelación física del fenómeno del deslizamiento y que permite establecer la resistencia máxima del suelo al movimiento de sus partículas; es decir: la fuerza que se opone al deslizamiento o resbalamiento del suelo sobre si mismo, la cual es impartida por las fuerzas cohesivas entre partículas y por la resistencia friccional entre estas cuando son forzadas a deslizarse (Gray y Sotir, 1996; Suárez, 1998).

 

Consecuentemente, el esfuerzo cortante es importante en la capacidad de los fluidos (agua o viento) para causar erosión. La resistencia al cortante tangencial de los suelos tiene su efecto en el arranque de las partículas del suelo, erosión por cárcavas y en las orillas de los ríos y movimientos masales (Lal,1990).

 

La teoría de Charles Auguste de Coulomb (propuesta en 1773) establece que un material falla cuando el esfuerzo cortante en una dirección iguala la resistencia al cortante en la misma dirección, lo cual depende de la cohesión y la fricción interna entre los granos del suelo, y está dada por la ecuación de Mohr-Coulomb:

 

El esfuerzo cortante, es definido por la siguiente ecuación, llamada la Ley de Coulomb,

 

S = C+sn tan F

 

Donde S es el esfuerzo cortante o resistencia al cortante tangencial, C es la cohesión del suelo, sn es el esfuerzo normal sobre un plano crítico, tan F es el coeficiente de fricción y F es el ángulo de fricción interna del suelo (Lal,1990).  Terzaghi (1925) citado por Lal (1990), reportó la importancia de la presión de los poros con agua sobre el esfuerzo cortante.  Existe una forma modificada de esta ecuación, llamada ecuación de esfuerzo cortante de Coulomb-Hvorslev (Hvorslev, 1937 citados por Lal, 1990).

 

 

S = C’ + s’ tan F

 

 

Donde C’ es la cohesión efectiva del suelo (o efecto de la atracción entre partículas), s’ es el esfuerzo normal efectivo y F’ es el ángulo efectivo de la fricción normal.  El esfuerzo efectivo es dado por

 

s’ = s - U

 

Donde s’ es el esfuerzo efectivo o intergranular, s es el esfuerzo total y U es la presión de los poros con agua (Lal,1990).

 

Según Márquez (1984), cuando existen esfuerzos neutros en el suelo, una manera más conveniente de escribir la ecuación de Coulomb es:

 

S = C + (s - U) tan F

 

Esta expresión matemática constituye sólo una simplificación muy grande de una relación compleja. Coulomb supuso que C y F eran constantes e independientes una de la otra; sin embargo, no son ni lo uno ni lo otro. No obstante a pesar de su simplicidad, la ecuación de Coulomb ha venido siendo usada actualmente, aún en análisis complicados relativos a la resistencia al cortante de los suelos (Márquez, 1984).

masal.jpg
Movimiento en masa, vereda La Bella Alta, Municipio de Argelia Valle.

Según Márquez (1984), La Cohesión C viene a ser la resistencia al cortante tangencial del suelo bajo presión normal nula. Ella no existe entre los granos de cascajo y arenas sin finos. En las arcillas la cohesión depende en gran medida de la magnitud de la preconsolidación que hayan tenido en su historia geológica, de su composición mineralógica, de las características de su estructura y de su contenido de humedad. Los limos, tienen una cohesión relativamente baja, y aún nula.

 

Como se observa en los planteamientos de Márquez (1984), en los estudios geotécnicos, no se tiene en cuenta la influencia del sistema radical de las plantas en el incremento de la cohesión del suelo, encontrada por muchos investigadores a nivel internacional, tales como O’Loughlin y Ziemer, 1982; Beltrán y Corredor 1989, quienes afirman, que la cohesión C del suelo, está muy influenciada por el sistema radical de las plantas. El efecto de refuerzo mecánico impartido por las raíces, se relaciona con la resistencia del suelo a esfuerzos de cortante tangencial, ya que se mejora ampliamente el valor de la cohesión. Además el anclaje que proporcionan las raíces y la penetración parcial del tallo, se asemeja a una pila de refuerzo que contrarresta las fuerzas paralelas a la pendiente, y el peso de la vegetación ejerce sobre el suelo una componente vertical que aumenta la carga normal y por consiguiente la resistencia al deslizamiento.

 

Los sistemas radicales de las plantas contribuyen a mejorar la resistencia del suelo por proveer una cohesión adicional DC, y mejorar la cohesión total. Por lo tanto en un suelo penetrado por raíces, la ecuación de Mohr – Coulomb, se puede modificar agregando el factor de refuerzo DC (Endo y Tsuruta,1969; O’loughlin, 1974; Swatson, 1974; Gray y Megahan, 1981; O’loughlin et al, 1982; citados por O’loughlin y Ziemer, 1982; Sidle, 1991), y de esta forma la ecuación original quedaría transformada en la siguiente expresión:

 

S=  (C + ∆C)  + σ tan Ф

 

donde:

 

S: Resistencia del suelo a esfuerzos de cortante tangencial.

C: Cohesión del suelo

DC: Cohesión adicional dada por las raíces al suelo

s: Esfuerzo normal.

tan f: Coeficiente de fricción interna.

f: Ángulo de fricción interna.

 

Este efecto de la vegetación sobre la estabilidad del suelo se debe a que en los horizontes más superficiales, el sistema radical conforma una malla densa de fibras resistentes que refuerza la capa de suelo manteniéndola en el sitio, o uniéndola a materiales más estables, mientras la raíz pivotante actúa como un anclaje en forma de columna que evita el desplazamiento de los horizontes más profundos (Waldron, 1977).

 

El ángulo de Fricción interna F, resulta por una parte de la fricción mecánica directa entre granos y por la trabazón entre ellos; su valor para suelos grueso - granulares depende principalmente de la densidad, forma de los granos y gradación; como la mayor parte de la resistencia al cortante de estos suelos proviene del entrelazamiento entre los granos, y no de la fricción directa entre los mismos, los valores de F se encuentran asociados a las magnitudes más altas del índice de plasticidad, lo que muestra la influencia en ello de la composición mineralógica; de otro lado, el contenido de agua de tales suelos, y la velocidad de aplicación de las cargas y las condiciones de drenaje, dan lugar a variaciones importantes en la fricción interna (Márquez, 1984).

 

Lo anterior indica, que los deslizamientos en zonas de ladera, están muy influenciados además de la fuerza de gravedad, por la cohesión del suelo, la cual puede ser incrementada con el sistema radical de la vegetación multistrata; por el ángulo de fricción interna, el cual depende de la mineralogía del suelo; y de la regulación del contenido de humedad del mismo.

masa2.jpg
Movimiento Masal, vereda La Estrella, Municipio de Argelia Valle.

*Por:  Horacio Rivera Posada Ph D.  Corporación Ecoambientes.  Cartago, Valle del Cauca
 
Hoja de vida y experiencia:
 

avantec264.jpg

Publicación en la cual su autor, Dr. Rivera hace una presentación de cómo controlar derrumbes mediante tratamientos bioingenieriles. Derechos reservados de CENICAFÉ, Federación Nacional de Cafeteros de Colombia.  Para consultar el ejemplar, dirigirse a:
 
 
 

Si desea saber mas sobre temas relacionados consulte: